LAS PARADOJAS DE LA MIGRACIÓN DE CARA
A LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS 2022

Por Araceli Reyna Figueroa

Abogada postulante
Consultora jurídica
Barra Mexicana de Abogadas Emprendedoras, A.C., 
Representante Sección CDMX

Como es de sobra conocido, actualmente el mundo enfrenta la crisis migratoria más grave de la historia. La
migración, sobre todo la de carácter irregular, es una manifestación de las realidades complejas que enfrenta
el contexto mundial y la intervención de los países involucrados para gestionar el fenómeno ha resultado
desafortunada ante el enorme desafío que ello significa. En la era de la globalización, las democracias
liberales, que son receptoras, de tránsito y destino de migrantes, se enfrentan a varias dicotomías: por un
lado; el conflicto entre la seguridad nacional y la seguridad humana, el favoritismo de fronteras abiertas al
tránsito del comercio internacional y del turismo, pero no de personas migrantes irregulares empobrecidas
quehuyen con desesperación del hambre y de la miseria en busca de un mejor porvenir, por el otro; está la
obligación de respetar y garantizarlos derechos humanos.


Con el lema “Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo”, del 6 al 10 de juniode 2022, se celebró
la Novena Cumbre de las Américas en la Ciudad de Los Ángeles, California.En materia migratoria, México
y 19países más, firmaronLa Declaración sobre Migración y Protección de Los Ángeles: Estados Unidos y
sus socios extranjeros.El acuerdo, pretende involucrar a las partes en torno al establecimiento de políticas
para la gestión ordenada, segura y regular de la migración en el continente americano. La Declaración se
constituyeporcuatro pilaresfundamentales:1) Estabilidad y asistencia a las comunidades. 2) Ampliación de
las vías legales. 3) La gestión humana de la migración y,4) La respuesta de emergencia coordinada.


Los objetivos más ambiciosos del acuerdo pretenden abordar las causas fundamentales de la migración
irregular, lo cual significa llevar a cabo acciones concretas de carácter económico tendientes a generar
oportunidades, mejorar las condicionespolíticas, económicas, de seguridad, sociales y ambientales para que
las personas tengan acceso a una vida pacífica, productiva y digna en suspaíses de origen. De concretarse
estos objetivos se convertiría en una realidad el denominado “derecho a no migrar”, en el sentido de la
obligación del Estado de garantizar seguridady proporcionar los medios para que la personapuedaejercer
su libertad individual, lo cual va a representar el acceso a una vida digna y por lo tanto, que la decisión de
migrar signifique una elección voluntaria y no una necesidad forzosa.

 
Adicionalmente, el acuerdo promete promover vías regulares de migración a través del establecimiento de
programas laborales estacionales, proteger los derechos humanos de las personas migrantes con
independencia de su calidad migratoriay cooperar con los demás países para facilitar una migración segura,
ordenada, humana y regular. De igual modo, respetar el principio de no devolución, pero cuando proceda,
promover los regresos seguros y dignosde conformidad a la legislación nacional de cada Estado.
Los lineamientos de la Declaración de Los Ángeles, sostienen el mismo discurso en que se basan otros
compromisos internacionales ya existentes, como el Pacto Mundial para los Refugiados y el Pacto Mundial
para una Migración Segura, Ordenada y Regular (ambos de 2018), la Agenda 20-30 para el Desarrollo
Sostenibley un considerable número de instrumentos internacionalesdesde declaraciones, convenciones,
protocolos, marcos, foros y coordinaciones que buscan disminuir la crisis migratoria y las violaciones a los
derechos humanos de las personas migrantes irregulares.


El marco internacional de protección a los derechos humanos de las personas migrantes es muy amplio. El
acuerdo de Los Ángeles al igual que los demás instrumentos protectores de personas migrantes en su
mayoría, se encuentran colmados de buenas intenciones orientadas a programas muy ambiciosos que
requieren para su concreción una efectiva coordinación internacional y acciones legislativas específicas al
interior de cada uno de los países involucrados, para que adquieran verdadera realidad jurídica. Mientras
esto no suceda su condición es desoft law,es decir, sus disposiciones no son vinculantes.


En esta comprensión, las propuestas contenidas en el acuerdo de Los Ángeles adolecen de estrategias
claras, el fenómeno migratorio requiere de soluciones integrales, no obstante, persiste la duda acerca de
cómo va operar la responsabilidad compartida sobre todo cuando se trate de países empobrecidos,
envueltos en crisis políticas, con corrupción extrema, o comulguen con ideas dictatoriales y realicen
actuaciones no respetuosas de la Carta democrática de las Américas. Tal como fueel caso de tres actores
principales en el tema migratorio que no fueron invitados a la Cumbre de la OEA: Nicaragua, Cuba y
Venezuela, ya que desafortunadamente en este caso y en otros,incluso al interior de los Estados Unidos, el
control migratorio es un elemento que se utiliza para negociar intereses políticos.

 
Otro punto a destacar en esta responsabilidad compartida, es a donde se devolverán las personas en
situación irregular que no reúnan los requisitos para acceder al carácter de refugiados.En esta línea, el país
vecino mantiene vigente el Protocolo de Protección a Migrantes, también conocido como el programa
“Quédate en México”, establecido paraatender la realidad inmediata y que obliga a las personas solicitantes
de asilo o refugio a esperar en territorio mexicanola resolución del procedimiento,lo cual,haocasionado que
la crisis se agrave para México, a pesar de que no es un país seguro, sino incluso uno de los más peligrosos
para el tránsito de migrantes.

Además deldenominado Título 42, que legaliza la expulsión inmediata de personas migrantes bajo la excusa
del Covid-19, lo que supone un obstáculo adicional y un sufrimiento más al peregrinar demiles de personas,
ya de por sí, expuestas a todo tipo de peligrospor parte del crimen organizado y adicionalmente no en pocas
ocasiones, tambiénson víctimas de abusos y violaciones a sus derechos humanospor parte de autoridades
migratorias.


En igual forma, no se omite señalar, que la patrulla fronteriza estadounidense sigue deteniendo migrantesy
ha continuado conlas deportaciones inmediatasde la mayoría de los migrantes irregulares que llegan a sus
fronteras. Además, es de destacar, que mientras transcurría el evento en Los Ángeles, California, miles de
migrantes (la mayoría venezolanos) se atiborraban en la frontera sur de México. Ante esta nueva caravana
el Instituto Nacional de Migración expidió permisos temporales para que los migrantes atravesaran el país de
forma legal y con esto se logró disolver la caravana, sin embargo, existen declaraciones de personas
migrantes en medios de comunicación respecto a la detención de algunos de sus compañeros a pesar de
portar dicho documento.

 
La esperanza de cara al fenómeno migratorio es la cooperación internacional, por lo tanto, la Declaración de
Los Ángeles, resulta muy prometedora y abarca aspectos que de llegar a convertirse en una realidad
cambiaría de manera positiva las migraciones en América. Quedamos a la espera de conocer las
herramientas jurídicas y planes de concreción para el arranque de este proyecto que, dicho sea de paso,
dada las características multidimensionales y complejidad de los ejes rectores en su interrelación, con
excepción de la emisión de visados H2-A para trabajo estacional agrícola, otros de sus puntos no serán
inmediatos, ni siquiera a mediano plazo, quizá a largo plazo se vean resultados positivos, no obstante, se
considera sería un muy buen comienzo para abordar el fenómeno migratorio de manera integral y más
efectiva.


Al mismo tiempo,se requiere que las sociedadestengan consciencia de la propia dignidad humana y por la
ajena, para ayudar a transformar estas situaciones, denunciando abusos y arbitrariedades. Empezar a
trabajar para construir una verdadera cultura de los derechos humanos, con una consciencia de mayor
solidaridad y empatía, que nos lleve a construir sociedades más justas, pacíficas eigualitarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.